Entrevistado por Agencia Télam

Me realizaron una entrevista para la Agencia Télam acerca de mi nueva novela Rituales de sangre.
La comparto a continuación.

“Un thriller en el corazón del judaísmo ortodoxo”

por Leticia Pogoriles

portada-rituales-sangre_grandeEl joven escritor Alejandro Soifer construye en su primera novela una trama conspirativa que toma como punto de partida antiguos mitos del judaísmo ortodoxo y los traslada a una Buenos Aires actual, con personajes bien delineados y una investigación histórica minuciosa, convocando al lector a conocer en profundidad costumbres tan cercanas como diferentes.

Un viernes de Shabat en el barrio de Once, una familia de ortodoxos judíos se dispone a celebrar, pero tras la cena, el padre, un respetado rabino, asesina brutalmente a su mujer y a sus dos pequeños hijos y, luego, se quita la vida, dejando montada una escena de masacre simbólica. Así comienza Rituales de sangre (Suma de Letras), con una postal espeluznante que da paso a un policial espeso y revelador.

Cortes jasídicas (movimiento judío ortodoxo de fuerte tendencia mesiánica); vidas rígidas puertas adentro; historias bíblicas; rabinos; comida kosher; mitos antiguos y falsos Mesías se mezclan con inteligencia y misterio en esta novela con redes sociales, antisemitismo salvaje, hashtags y conspiraciones subterráneas.

Alejandro Soifer (Buenos Aires, 1983) es licenciado en Letras, un judío “secularizado”, como se define, da clases en escuelas públicas y privadas, trabajó como periodista en varios medios y durante siete años, en la biblioteca de la Sociedad Hebraica. En 2010, publicó la investigación Los Lubavitch en Argentina, casi como el prólogo periodístico para esta novela.

“A partir de la investigación sobre un grupo de ortodoxos judíos bastantes visibles, pensé en esta novela y de qué manera podía trasladar elementos de la forma de vida de las comunidades ortodoxas, pensé en el policial negro, un género que me gusta mucho y, por otro lado, en las conspiraciones”, cuenta a Télam.

Uno de los protagonistas es Sebastián, un joven judío sin ningún interés en la religión que, de repente y a partir de una vinculación pasada, tiene que tomar las riendas de la investigación y sumergirse en los submundos de una secta ortodoxa. “Es un alter ego, los escritores siempre escriben sobre escritores o gente parecida, pero es lo que hay…”, bromea Soifer, sobre este profesor de Literatura, muy parecido a él.

Sheila, una judía ortodoxa que lucha por salir del cerco familiar y religioso, lo acompañará a desandar el misterio de los rituales y la triada detectivesca se completará con Mario Quiroz, el policía a punto de retirarse -antaño un as de la fuerza- que tomará este caso como una última y muy personal investigación.

“Me parece importante la trama que tiene que ver con el judaísmo, pero me interesa este libro por la estructura policial que construí”, subraya Soifer que supo intercalar registros históricos con antiguos mitos, y rescatar figuras polémicas del judaísmo como Sabbatai Zevi y Jacob Frank, que “pertenecieron a sectas de Turquía que siguen la idea de la conversión al catolicismo, de la herejía como un modo de llegar a la redención judía”, explica.

En una reflexión sobre los elementos que utilizó, Soifer dice: “Me fascina lo místico desde el lado conspirativo, pero no tengo la cuestión religiosa insertada en mi cerebro. La biblia, el cabalismo me resultan poco atractivos, pero sí me interesa cómo la gente puede condicionar su vida a partir de eso y cómo puede cambiar. Son personas que viven mucho tiempo con una forma de pensamiento, entonces, ¿qué pasa cuándo dejas de creer en eso?”.

AleAlgo de esos cuestionamientos humanos son también los que propone el autor en su novela, donde a partir del mito de los “libelos de sangre” construye un relato ficcional sobre el avance ortodoxo, el antisemitismo, las sectas que cooptan gente poco creyente y la ambición humana por el poder.

Casi como un guiño providencial, el autor se enteró que “Soifer” significa “escritor” en Yiddish ( el antiguo lenguaje judío) y aunque parezca una señal, él tiene una relación más cultural con su religión. “Estoy identificado con Philip Roth y Woody Allen. Para mí, corre por ahí el judaísmo, yo no creo en Dios. Corre por la comida de mi abuela, mi cosa neurótica y que soy escritor”, concede.

Soifer no escapa en la novela al antisemitismo rabioso de algunos argentinos y dice: “El libro salió en un momento donde hay reflejado mucho antisemitismo, lo que más me sorprendió es que hay artículos donde se mencionan los mitos de los rituales de sangre, es incomprensible, nunca termino de entender el odio a los judíos, es el odio al otro distinto que tiene costumbres raras y que tiene una mitología que viene de la antigüedad”.

Y aclara que ahora el único temor “es que al echar luz sobre algo tan oscuro puedo llegar a darle alimento a algún desquiciado fanático, por eso me ocupe de aclarar que son mitos, que no existen. Los judíos también matan, roban y mienten, como cualquier persona. Esto es parte de una novela, necesitaba escribirlo de una forma moderna y transmitirlo”.

Con Rituales de sangre, Alejandro Soifer hace su entrada al policial y deja la puerta abierta para secuelas, con personajes ricos en historias y cambios, con diálogos picantes y una abultada investigación histórica que, contada con pluma literaria, se convierte en una interesante ventana al conocimiento.

Nota original aquí.
Anuncios