La rubia de ojos negros de Benjamin Black

rubiaLa rubia de ojos negros de Benjamin Black
Mi calificación: 4 de 5 estrellas

Benjamin Black toma el manto de Raymond Chandler y escribe una novela de Philip Marlowe y lo hace de forma magistral. Reconozco haber leído la noticia de esta novela con cierto recelo “¿Cómo? ¿Van a revivir a Marlowe? ¿Con qué necesidad?”. La lectura me despejó todas las dudas: Black (seudónimo del escritor irlandés John Banville) resuelve con astucia y sentido del humor la titántica tarea de volver a ponerle voz al detective privado más famoso después de Sherlock Holmes. ¿Humor? Sí, humor. Un humor ligero, irreverente que sustituye en buena medida la melancolía bogartiana del personaje y le da un aire fresco. Este Marlowe es uno mucho más interesante, más acorde a nuestra época. La prosa de Black es suave y ligera, permite una lectura muy satisfactoria y además nos ahorra buena parte de los enredos de las tramas clásicas de Chandler en las que era muy fácil perderse. Todo esto no significa que el personaje haya perdido su esencia, por el contrario, aparece con esa tranquila sensación del hombre que ya se conoce bien a sí mismo y se acepta como es, en especial, en sus limitaciones y neurosis.
El misterio planteado está bien llevado y la novela pareciera desplazarse sobre el aire, como si nunca estuviera realmente avanzando, y aún a pesar de eso, llama al lector. Mérito enorme del autor, capacidad que solo tienen los grandes.
Por lo demás, el relato está plagado de pequeños homenajes (desde la calle “Chandler” a personajes de aventuras anteriores de Marlowe que vuelven al ruedo pasando por varias referencias irlandesas donde se adivina la presencia de Banville) y lo de siempre: mujeres hermosas que le parten el corazón al detective sentimental, muertos y dinero. Aunque en este último apartado Black se permite jugar con el género negro y escatimarlo. Un guiño más para los lectores de este clásico modernizado.

Lee todas mis reseñas

Festines literarios

La artista neoyorquina Dinah Fried publicó en abril de este año uno de los libros más originales y bellos en lo que refiere al “arte para bibliófilos” que haya visto. ¿Qué es lo que hizo de espectacular Fried? Sencillamente tomó las descripciones de comidas en libros clásicos, las recreó y las fotografió exquisitamente. El resultado se puede ver en su libro Fictious Dishes.

Aquí van algunas deliciosas fotos de su libro:

The Catcher in the Rye (El guardián entre el centeno) de J.D. Salinger

catcher
“When I’m out somewhere, I generally just eat a Swiss cheese sandwich and a malted milk.
It isn’t much, but you get quite a lot of vitamins in the malted milk. H. V. Caulfield. Holden Vitamin Caulfield.” Sigue leyendo

Escritores de plástico

Freud

El otro día leía en Twitter a alguien preguntando si existe algo así como una “Action Figure” (lo que nosotros acá conocemos mejor como “muñequito”) de Sigmund Freud. Bueno, ¡claro que sí existe! Y no sólo del padre del psicoanálisis (quien, dato para los adictos a las letras, estuvo en la lista de posibles ganadores del Premio Nobel de Literatura, lo que hubiera sido justicia para su exquisita prosa pero que seguramente también hubiera sido caldo gordo para los detractores de la técnica del médico vienés) sino de otros varios escritores.

Sigue leyendo

El jardín de bronce de Gustavo Malajovich

bronceEl jardín de bronce de Gustavo Malajovich
Mi calificación: 4 de 5 estrellas

Esta novela me llegó muy recomendada y no había escuchado nunca hablar ni de ella ni de su autor. Como estoy muy interesado en leer todo lo que me recomienden de novela de género policial/thriller la empecé y no me arrepiento de su lectura.
Sin embargo tengo que señalar que es una novela que va ganando consistencia, forma y espesor en el trascurso de las páginas y que no siempre logra mantener una calidad uniforme. ¿Qué quiere decir esto? que la trama está muy bien pensada y planteada, que se desarrolla de forma inteligente y todo lo que tiene que ver con el esqueleto de la investigación policial está planteada de forma impecable con tonos de maestría en algunos momentos. El problema que sí encontré en la novela es cierto regodeo en la miseria y el dolor de los personajes y una tendencia al abuso de descripciones y situaciones que entorpecen el ritmo que requiere un thriller.
El autor ha sido antes de novelista un guionista y muy exitoso por lo que no me parece descabellado pensar que hay pasajes de construcción de personaje y escenas que pecan de demasiado engorrosas para este tipo de novelas y que quedarían perfectas en un guión de TV o cine.
También, en la sucesión de desgracias que debe vivir el protagonista, hay una en particular que aparece muy mal narrada, en un contexto sumamente inverosímil, lo que desalienta a continuar la lectura. Superada esa instancia (fundamental, porque abarca el primer tercio de la novela) el texto parece liberarse de algunas ataduras y progresar poco a poco hacia una resolución con varias vueltas de tuerca interesantes.
En conclusión: una buena novela, un buen thriller, un buen relato, un narrador talentoso a pesar de algunos desbordes narrativos que desaceleran la lectura. Pero aún a pesar de esta desaceleración forzosa, seguimos estando ante una novela que llama a su lectura y nos invita a terminarla en pocas sentadas.

Lee todas mis reseñas

Libros que cobran vida

El fotógrafo y entusiasta lector Pierre Beteille realizó una serie de exquisitos autorretratos que cualquier lector admirará.

La premisa del fotógrafo fue retratarse leyendo clásicos de la literatura y convirtiendo los contenidos de esos clásicos en parte de la escenografía. Más fácil que describirlo es verlo, por lo que aquí van los autorretratos que más me gustaron:

Leyendo 1984 de George Orwell

02

Sigue leyendo

Comienza el B.A.N.!

ban

Hoy viernes 1 de agosto a las 18 hs. comenzará en el Centro Cultural San Martín (Sarmiento 1551, entre Paraná y Montevideo) una nueva edición del festival de Novela Negra más importante de la Ciudad de Buenos Aires, el Buenos Aires Negra.

En esta ocasión estaremos el domingo junto con el también escritor Enzo Maqueira discutiendo acerca de un clásico de la novela policial noir: James H. Chase.

Ban02

Pero además habrá muchísimas otras mesas y actividades que valen la pena (aquí pueden descargar el programa de todo el festival) así como un stand de librería donde podrán conseguir las últimas novedades en materia de literatura policial (incluida mi nueva novela).

Ojalá puedan pasar, valdrá la pena.