Error de cálculo de Gastón Intelisano

10620269_799435540113601_4350013162587372430_o
Ayer tuve el honor y el lujo de ser uno de los tres invitados para presentar la novela “Error de cálculo” de Gastón Intelisano.

El honor fue porque a Gastón lo conocí recién este año y forjamos una amistad durante el festival Córdoba Mata. El lujo porque realmente, Eduardo Goldman y Matías Bragagnolo son dos referentes (uno con más carrera y el otro recién empezando ¡pero con qué comienzo!) del género policial en la Argentina.

Sin mayores preámbulos, aquí van las anotaciones que hice para la presentación de una excelente novela.

La comedia humana del policial

En la dedicatoria que me hizo Gastón a su Error de cálculo puso: “a mi colega de la cofradía de los escritores herejes.” Uno podría pensar que hay algo intrínsecamente malvado en él y yo, que nos juntamos en un aquelarre a pensar formas de destruir a la Literatura pero no, no se trata de eso para nada. ¿Por qué escritores herejes? Porque Gastón y yo, pero hoy se trata de Gastón y de Error de cálculo por lo que no hablaré más de mí, escribe un tipo de literatura que no encaja de lleno en muchas de las expectativas comunes acerca de la literatura policial. En las novelas de Intelisano encontramos un género policial donde, a contramano absoluta de lo que dicta el género y en especial la encarnación argentina del mismo, los policías son los buenos (aunque no falte algún personajillo corrupto). También, extraño a la literatura argentina, Intelisano escribe en saga: el protagonista tiene una vida y una continuidad que se va desarrollando a lo largo de toda la serie de novelas que lo tienen como personaje principal; las tramas de sus novelas están bien pensadas y desarrolladas con la estricta delicadeza que se le dedica a una pieza compleja.
Error de cálculo cumple con todas estas expectativas y nos trae nuevamente a Santiago Soler, forense, uniformado y sobre todas las cosas, un personaje rico y complejo que va dejando en cada una de sus aventuras un poco de sí mismo, rastros para que los lectores vayamos reconstruyendo su historia: su amor (recuperado pero, y aquí va una queja, poco presente en esta novela en concreto), sus compañeros de trabajo cotidiano, su familia con el peso del fallecimiento reciente de su padre recorriéndolo como una sombra densa y una gran sorpresa que le esperará en esta novela y que no quiero arruinar para los lectores.
Además esta novela viene con una serie de crímenes espeluznantes que de inmediato capturan la atención del lector, a lo que se le suma el combustible de la amenaza de muerte que se cierne sobre las cabezas de nuevas víctimas secuestradas por el asesino.
Las novelas de Gastón son casi como un buen vino: complejas y meticulosamente cuidadas; obsesivamente pensadas y trabajadas, las notas de sabores diversos se mezclan para formar el producto final. En este sentido yo creo que Intelisano también va contramano: es un maestro del realismo pero él lo aplica al género policial.

Error de cálculo
Se dice que la literatura de género funcionan como vehículo para transportar de forma más entretenida otras ideas y yo creo que Gastón está construyendo con su obra, y su Soler a quien vemos fraccionado en partes de su vida en cada novela, una especie de serie literaria realista detallista y obsesiva. Pero en todo este detallismo obsesivo, por suerte, no se olvida de lo que nos interesa a los lectores de policial: crímenes. Y bien truculentos. Para peor, sí, Gastón sí utiliza sus conocimientos de Criminalística y su trabajo cotidiano en la morgue para describir con lujo de detalles las obscenas autopsias que se realizan a los cadáveres que pueblan sus páginas.
Una última observación acerca de Error de cálculo que me resultó un poco sorpresiva y que creo, augura un poco lo que puede venirse en próximas novelas de Gastón que también leeremos con gusto: ha hecho ingreso, quizás tímidamente, el elemento sobrenatural. Sabemos que Gastón es fanático de los X-Files (y también de su serie hermana, Millenium) y lo vemos y lo creemos del lado de la racionalista Scully porque como ella él también hace ciencia. Sin embargo, en Error de cálculo una vidente y un sueño místico han metido ya la cuña de lo que creemos será una discusión ¿interna? de Soler entre su costado Fox Mulder y su costado Dana Scully ¿será así? Habrá que esperar a la próxima novela de la saga de Santiago Soler.

Anuncios