Rituales de sangre: los archivos perdidos

estrella-que-sangra-color-web

Hoy escribo específicamente para los que leyeron mi novela Rituales de sangre (y si llegaste aquí y no la leíste ¿qué estás esperando? aquí encontrarás un adelanto).

Como sabrán entonces los que leyeron la novela, buena parte del misterio de los asesinatos rituales se comienza a resolver

************************** SPOILERS **************************

en el capítulo 29.

Lo copio aquí:

Capítulo 29
Sebastián

Sebastián abrió el e-mail que le había mandado Miriam. Lo leyó todo entero de una sola mirada rápida casi sin respirar. Parecía que como decía el asunto del correo, se habían sacado el Bingo o al menos empezaban a llenar las líneas del cartón que los llevaría al gran premio.
Repasó de nuevo algunas líneas del e-mail:
“Cuando mencionaste el sabateísmo algo me hizo click en la cabeza. Desde siempre el jasidismo y sus diversas corrientes han sido acusados de tener relación con las ideas y las prácticas heréticas de Sabbatai Zevi por parte de sus opositores.
Busqué en la Enciclopedia Judaica del 2007 el artículo de Tikvá Zhitomir aunque sabía que ya lo habrías chequeado. Cotejé con el artículo dedicado a Zevi y no había nada que pudiera servirnos. Hasta ese momento pensé que posiblemente la acusación de sabateístas que hizo Goldman no era más que una acusación lanzada al aire. Lo más probable es que lo haya sido, pero sin saberlo el buen rab Saúl puede habernos dado una punta para seguir investigando. Como te dije, estaba convencida de haber visto alguna vez un esquema parecido a tu famosa “estrella que sangra”. Eso y la cuestión del sabateísmo me estuvieron rondando en la cabeza como una hora hasta que se hizo la hora de cerrar la biblioteca. Se había ido ya toda la gente cuando me dije que iba a hacer un intento más buscando en la Enciclopedia Judaica edición de 1972 que tenemos guardada en el altillo. La busqué, revisé la entrada sobre Sabatei y decía prácticamente lo mismo que la más actual. Entonces me acordé de Jacob Frank (te adjunto un link al artículo del YIVO para que veas de qué iba su mística) un continuador de Zevi. Busqué la entrada de Frank y me quedé mirando el retrato que la acompañaba. Había algo raro en el ángulo superior izquierdo, un trazo que no pertenecía al esquema general. Amplifiqué con una lupa y me siguió pareciendo que no pertenecía al dibujo pero tampoco decía nada. Tuve una intuición, saqué el espejito que uso para maquillarme, lo acerqué al dibujo amplificado y ahí sí, encontré, perdida en el trasfondo de la imagen en blanco y negro, unos trazos que conforman la mitad de tu estrella que sangra. Siguiendo el rompecabezas, busqué el retrato de Josef de Lemberg, el primer rebe de Tikvá en esa misma edición de la judaíca, rastree el dibujo con paciencia pero no encontraba nada. Intenté buscar en otras zonas del dibujo con la lupa y por fin encontré la otra mitad de tu Maguen David con gotas de sangre perdida en el medio del talit con el que aparece vestido en el retrato. Parece que alguien puso ese rompecabezas ahí vaya uno a saber para qué iniciado. En el retrato de Frank se lo ve sentado junto a un rollo de la Torá de perfil hacia la derecha de la hoja. Josef de Lemberg también está retratado escribiendo en un pergamino pero su posición muestra el otro perfil, de izquierda. Uniendo los dos trozos del dibujo se forma perfectamente la maguen David con gotas espesas cayendo de sus puntas, casi igual al que me dejaste. Ahora por lo menos sabés que las habladurías de un loco tienen al menos una relación, intrincada, críptica, con Jacob Frank y con Zhitomir.(…)
Miró las fotos que le había adjuntado Miriam, eran de baja calidad, tomadas con el teléfono celular. Había tomado una foto del retrato de Jacob Frank y la del retrato de Josef de Lemberg. A simple vista era imposible distinguir lo que había descubierto.
Los trazos granulares requerían un poco de imaginación para distinguir en el área señalada los trazos de esa Maguen David con sangre, pero haciendo un gran esfuerzo lograba verse algo en las dos fotos ampliadas y pegadas una al lado de la otra de los finísimos e imperceptibles a simple vista, trazos que conformaban el dibujo del símbolo…

¿Recuerdan? Desde que escribí esta escena pensé en los retratos de Josef de Lemberg y Jacob Frank  y cómo escondidos en estos retratos podía formarse la Estrella que sangra. Bien, finalmente aquí están dichos retratos, verdaderos “archivos perdidos” que quedaron afuera de la primera edición de la novela.

frank-webJacob Frank

lemberg-webJosef de Lemberg

estrella-mitades-unidasLa estrella que sangra escondida en los retratos.

¿Lograron, al igual que Miriam, encontrar la Estrella que sangra escondida en los retratos?

Agradezco el trabajo de CJ Camba por estas piezas.

Anuncios