Los chicos que faltan parte III

En esta tercera reseña de mi propuesta de seis análisis de novelas de género policial con temática de niños que son raptados o tienen un destino funesto me voy a meter con Sharp Objects (traducida al castellano como Heridas abiertas y editada por Random House) la primera novela de Gillian Flynn de fama mundial por su tercera novela, Gone Girl (Perdida)

DSC_2186.JPG

La trama y el desarrollo son simples, directos y están bastante bien pulidos lo que transofrma la lectura en una melodía fácil de transitar y como no podía ser de otro modo tiene como protagonista y narradora a una de las típicas mujeres dañadas que se presentan en todas las novelas de Flynn y que como también dijimos hace un tiempo, parecen haberse extendido a buena parte de los trhillers escritos por mujeres de los últimos tiempos (pueden repasar mi reflexión acerca del rol de la mujer en el género policial y en particular el pasaje acerca del “nuevo rol de la mujer en el policial” donde analizo este tipo de personajes aquí): desde la famosa Amy Dunne de Perdida a Rachel de La chica del tren y por qué no Louise de Behind her eyes de Sarah Pinoborough que también viene haciendo olas, todas estas mujeres se encuentran dañadas de algún modo por la vida y son alcóholicas o no pudieron superar su divorcio o tienen algún tipo de problema mental o sufrieron algún trauma tremendo de pequeñas. Esta última variable con la que Flynn parece sentirse particularmente cómoda a juzgar por su novela Dark Places (La llamada del Kill Club) donde Libby fue testigo del asesinato de su madre y sus hermanos menores por parte de su otro hermano también se encuentra en Sharp Objects con la narradora, Camille quien nunca pudo superar el fallecimiento de su hermana menor producto de una enfermedad poco especificada.  Sigue leyendo

Los chicos que faltan parte II

Continuando con el análisis y reseña de novelas policiales con tramas que implican la desaparición de niños, reseña de In Bitter Chill de Sarah Ward.

Screenshot_7

Encontré esta novela a través de una recomendación de BookDepository y no me pude resistir. Como ya es costumbre en el género, es la primera novela de una saga. Además, su autora es una gran reseñista de novelas policiales, por lo que tiene ese interés especial de saber uno que está leyendo a alguien que realmente ama el género.

La novela en sí tiene buenas intenciones, un buen misterio y una más que razonable resolución pero que sin embargo falla en la construcción del momento en el que se produce la revelación final.  El misterio es acerca de dos niñas que desaparecieron hace veinte años. Una de ellas regresó y nunca supo qué fue lo que sucedió más allá de que una mujer las secuestró y las subió a un automóvil a ambas y a la otra nena nunca la encontraron. A partir del suicido de la madre de la nena que nunca encontraron en el presente narrativo (es decir, pasados esos veinte años) se desencadena una investigación que va por dos carriles: la policía y la nena que sí volvió. La premisa es poderosa y le permite al relato sostenerse bastante bien, aunque tiene sus fallas. Sigue leyendo

Los chicos que faltan

Un poco por casualidad y un poco porque una lectura lleva a otra me vi en las últimas semanas llenando mi mesa de lecturas con novelas policiales que además comparten un subgénero que no creo que haya sido catalogado aún: novelas policiales de chicos que desaparecen.

Los Géneros Literarios contienen a su vez subgéneros que a su vez pueden abrirse en otros subgéneros y así podríamos seguir potencialmente durante bastante tiempo pero lo cierto es que hay muchos libros, películas, series acerca de “chicos que desaparecen” y nunca lo vi tratado como un subgénero.

Veamos por ejemplo la página de Gone Baby Gone (2007, Ben Affleck) en Wikipedia, una película paradigmática del subgénero: “chicos que desaparecen”. La definición genérica en primera línea dice: “neo-noir mistery drama film”. Nada acerca de “missing children” o algo parecido.

La tercera temporada de la gran serie policial The Killing (2013) es definida como “American crime drama television” en su página de Wikipedia pero no dice nada acerca de que su argumento también es acerca de niños desaparecidos.

Entonces es que de casualidad me vi leyendo varios libros que podrían pertenecer al subgénero al que me gustaría definir en este momento: novelas de género policial cuyo argumento gira en torno a la desaparición de uno o más niños que pueden o no aparecer asesinados en algún momento de la narración.

policiales de chicos desaparecidos.jpg

Mi lista de lecturas de novelas con niños desaparecidos.

En las próximas semanas y en la medida en que vaya leyendo las novelas de este subgénero que se fueron apilando en mi lista de lecturas iré haciendo reseñas de las mismas. Luego de paso si les interesan, las voy a estar vendiendo dado que por mudanza estoy vendiendo casi toda mi biblioteca (pueden ver la lista de libros que estoy vendiendo aquí. La voy actualizando casi todos los días.) Sigue leyendo

Mis lecturas de la primera quincena de enero

Año nuevo, lecturas nuevas. O algo así. Comencé el año vacacionando en la ciudad por lo que intenté aprovechar el tiempo para ponerme al día con algunas lecturas atrasadas. Me había propuesto no empezar ningún libro más hasta terminar por lo menos todos los que estaba leyendo y realmente me interesaban (en total tengo a medio leer unos ocho libros de los cuales hay tres que posiblemente nunca termine porque no me interesan lo suficiente) pero esa promesa chocó con el sentido de las vacaciones: ¿cómo no voy a empezar un libro veraniego al menos? ¿para qué están hechas las vacaciones si no es para leerse un buen thriller de esos que no podemos soltar? Por lo que sí terminé dos de los libros que tenía a medio leer, adelanté bastante la lectura de otros dos y empecé y terminé uno de esos thriller no demasiado geniales pero sí bastante adictivo.

Aquí el balance de esta primera quincena:

Libros que tenía a medio leer y terminé de leer

The Brief Wondrous Life of Oscar Wao de Junot Díaz

12475141

Este libro lo tenía pendiente desde hacía años cuando lo conseguí apenas fue publicado en una librería de usados.  Sigue leyendo

Balance de lecturas 2016

El 2016 fue un año difícil en varios aspectos. Me había propuesto publicar por mi cuenta una novela (Sangre por la herida) pero por una serie de situaciones tuve que trabajar mucho más que en otro años y no tuve tiempo de terminar de hacerle los ajustes que quiero para que quede perfecta. Espero poder publicarla finalmente el año entrante.

Por ese mismo motivo no pude escribir tanto como me hubiese gustado en este espacio. Tuve que espaciar a veces por meses mis publicaciones y realmente es algo que me molestó mucho de este año, pero tuve que priorizar otras cuestiones.

También me había propuesto leer 40 libros pero llegué a 19 y monedas con varios bastante avanzados.

Entre esos 18 libros que leí hubo de todo: sorpresas, decepciones y descubrimientos.

Quiero compartir con ustedes, queridos lectores, algunas de mis impresiones respecto de lo que leí.

La lista de los libros que leí este año es la siguiente:

1. Diez negritos de Agatha Christie (policial novela)
2. Quiet de Susan Cain (no-ficción/ensayo)
3. The Case for Books: Past, Present and Future de Robert Darnton (no ficción)
4. Black Sun de Nicholas Goodrick-Clarke (no ficción)
5. Gestapo Mars de Victor Gischler (ciencia ficción/space opera)
6. Nadie es inocente* de Kike Ferrari (policial cuentos)
7. Paperback America: The Lurid Years of Paperbacks de Geoffrey O´Brien (no ficción)
8. Las cosas que perdimos en el fuego* de Mariana Enriquez (literatura cuentos)
9. Madame Bovary de Gustave Flaubert (literatura novela)
10. A Swollen Red Sun de Matthew McBride (policial novela)
11. El nombre del juego es muerte de Dan Marlowe (policial novela)
12. The Porning of America de Carmine Sarracino (no ficción)
13. Shovel Ready de Adam Strenbergh (policial cyberpunk)
14. Dark Matter* de Blake Crouch (ciencia ficción novela)
15. People Who Eat Darkness de Richard Lloyd Perry (no ficción)
16. Little Green de Walter Mosley (policial novela)
17. The Fireman* de Joe Hill (ciencia ficción novela)
18. Hope: A Tragedy de Shalom Auslander (literatura novela)

* Libro editado en 2016

Mejor libro que leí en el año en general

Dark Matter de Blake Crouch Sigue leyendo

El judaísmo urticante de Shalom Auslander

hope

Antes de llegar al primer tercio de su novela Hope: A Tragedy, Shalom Auslander pone en boca de su personaje el Profesor Jove la siguiente frase que sintetiza perfectamente toda la novela: “Cuando aparece alguien que promete que las cosas van a mejorar, corré. Escondete. Los pesimistas no construyen cámaras de gas.”
El título lo dice claramente: la esperanza es una tragedia. Y la novela en sí mismo es una tragedia, sería insensato el lector que buscara encontrar algo diferente.

Shalom Auslander (Monsey, New York, 1970) que proviene de una familia judía ortodoxa y que contó cómo se fue desencantando con la religión en su libro de memorias Lamentaciones de un prepucio despliega en su primera novela (la menciona Hope: A Tragedy) no sólo su gran capacidad narrativa sino que también se convierte en una de las plumas judías más interesantes de la actualidad. ¿Qué se obtendría de meter a los enemigos íntimos Philip Roth y Woody Allen en una licuadora? la narrativa de Auslander.

“La esperanza arruina a los hombres” señala constantemente la novela y para peor no duda en meter el dedo en la llaga: “Hitler era un optimista.” El dictador alemán no sólo creía en la posibilidad de alcanzar una Solución sino que en un derrame de optimismo creía que esta iba a ser una solución Final, definitiva. Sigue leyendo

People Who Eat Darkness de Richard Lloyd Parry (reseña)

people-who-eat-darkness

Es lamentable pero todos los días leemos acerca de crímenes brutales contra mujeres y sin embargo la historia del homicidio de Lucie Blackman que desarrolla Lloyd Parry en este non-fiction de ritmo thriller parece algo complemtamente diferente: Japón es un país donde no existe como en Occidente la criminalidad y en especial la violencia contra las mujeres por el sólo hecho de que sean mujeres. Es por eso que este libro se lee no sólo como un relato de este horrendo crimen de una joven inglesa que fue a vivir y trabajar a Tokyo y terminó en los rincones más oscuros y bajos del submundo nocturno de esa cautivante y extraña ciudad sino que el libro es un ejercicio fenomenal de construcción del contexto que permitió que el caso se diera como se dio, con una investigación mal hecha y un juicio al acusado que duró años. ¿Qué es Japón? ¿Qué es Tokyo? ¿Cómo viven los descendientes de coreanos en Japón? Son todas preguntas que no me había hecho antes de tomar este libro y que el relato profesional y exhaustivo de Lloyd Parry, periodista inglés corresponsal en Japón desde hace décadas, desgrana con precisión quirúrgica. Las preguntas son pertinentes y las respuestas son completas y bien documentadas. El autor entonces intenta descifrar nuevos enigmas luego de ir estableciendo esas primeras respuestas: ¿Cómo pudo haber pasado en Japón algo así si es un país con uno de los índices de criminalidad más bajos del mundo? ¿Por qué la policía fue tan inútil para investigar el caso? Pero no sólo estos aspectos son abarcados por el texto del periodista sino que además ocupa buena parte de su voluminosa obra para desarrollar las consecuencias en la familia y los amigos de la víctima de un crimen brutal, los estafadores que intentan aprovecharse de la desesperación de ellos, los medios de comunicación sensacionalistas tergiversando los hechos y sobretodo el modo en que cada uno de los involucrados logra seguir con su vida luego de un hecho tan brutal.

El libro entonces hila con maestría una composición acerca de la sociedad japonesa y sus costumbres tan extrañas a Occidente con un trasfondo de una historia de profundo dolor, pérdida y amor.