Los chicos que faltan parte IV

Untitled 14

Con paso lento pero firme sigo con mis reseñas de novelas policiales con argumentos que giran en torno a la desaparición de niños (pueden ver mis entradas anteriores: parte I, II y III).

En esta oportunidad le toca el turno a Disapearance At Devil´s Rock de Paul Tremblay (de quien ya reseñé hace poco su gran novela A Head Full of Ghosts) con lo que el género, si bien contiene elementos del policial, se acerca más al terror. El argumento de todos modos habilita a tomar la novela en esta serie: una noche desaparece un adolescente en un parque. Lo extraño es que el chico no estaba solo sino acompañado por otros dos amigos. Ese es el momento inicial de una novela que se construye con cierta lentitud, con un narrador que va retaceando información con el objetivo final de la construcción del misterio. Este método que me parece más logrado en la anterior novela de Tremblay que leí, cumple una función fundamental para la construcción del fantástico y hacerlo parte del misterio. Porque dijimos que esta novela entra dentro del género del terror y para hacerlo se vale de las herramientas del género fantástico. Esa es una característica que más disfruto de los libros que leí de Tremblay: su construcción del terror se asienta sobre la base de la sospecha, lo ambiguo, lo indefinido, en pocas palabras, exprime la definición del fantástico que señala que debe ser un tipo de relato donde la experiencia sobrenatural puede encontrar tanto una explicación de ese mismo orden (es decir, sobre-natural, por fuera de lo natural) pero también una explicación racional. Jugar en esa ambigüedad, considero personalmente, es el más riesgoso de los juegos literarios porque mantener el equilibrio entre explicaciones racionales y sobrenaturales mucha precisión; cualquier mínimo desvío termina generando una explicación absoluta para uno o para otro lado (por lo general, sobrenatural).  Sigue leyendo

Revival de Stephen King (reseña)

libro_1441361461De las historias de terror clásicas, la que más me gusta y más cautivó siempre mi imaginación es la de Frankenstein de Mary Shelley. Recuerdo todavía cuando en 1994 salió la adaptación al cine Mary Shelley´s Frankenstein con Robert DeNiro haciendo del monstruo y Helena Bonham Carter como Elizabeth Lavenza: fuimos con mi papá a verla en un lugar tan inverosímil como el cine del Patio Bullrich y quedé absolutamente fascinado ante el despliegue de la brutalidad de las escenas y la trama algo que unos diez años más tarde, cuando leí por fin la novela original, no encontraría. Porque en la novela de Shelley los aspectos más revulsivos de la invención del Dr. Frankenstein quedan un poco aislados: Víctor hace una breve reflexión acerca de cómo descubre el secreto de la vida, cómo se inmuniza ante la repugnancia de los cementerios y los cadáveres que serán la materia prima de su invención y en un capítulo breve y con poca descripción termina creando al monstruo. Es paradógico que ese momento del chispazo de la vida retornando a la carne muerta sea tan breve, tan poco transitado por Shelley en la voz de Víctor, tan escueto y que al contrario en todas y cada unas de las adaptaciones de la novela tenga un lugar tan preponderante y activo. Sigue leyendo

A Head Full of Ghosts de Paul Tremblay (reseña)

31713935Llegué a Paul Tremblay por una de esas cadenas de recomendaciones que son tan lindas para nosotros los lectores: primero apareció en un listado de los mejores novelistas de terror contemporáneo y lo anoté en mi lista de escritores a leer. Luego de un tiempo leí un elogio que le prodigó Joe Hill  y como me encanta lo que hace Joe Hill le presté atención, le hice caso y me encargué esta novela y después su novela más nueva, Dissapearance at Devil´s Rock que estoy leyendo actualmente.

En el caso de A Head Full of Ghosts la novela logra varias cosas más que interesantes como ser una historia de terror bien contada, con buen ritmo y capacidad estilística, jugar siempre con las reglas del género fantástico y mantenerse en ese difícil vértice que lleva al lector a preguntarse si hay una explicación lógica y racional a todo lo que sucede o no la hay y por último tiene un final que justifica algunos bajones en el relato y apuestas narrativas que hasta ese momento final parecían errores. Sigue leyendo

Contra el rumbo de Marcos Pereyra

marcosContra el rumbo de Marcos Pereyra
Mi calificación: 4 de 5 estrellas

Update: También puedes leer > Entrevista a Marcos Pereyra, autor de “Contra el rumbo”

En su segunda novela (la primera fue “Te sigo” de 2012) Marcos Pereyra se afianza sensiblemente como narrador. No sólo se nota una construcción sólida en cuanto a estructura, personajes, escenas y ambiente sino que además se siente que el narrador maneja con sensibilidad y habilidad los tiempos del relato así como el pulso de la prosa, afianzada y sólida.
La novela en sí misma plantea un misterio policial que queda rápidamente en segundo plano: como en una buena novela negra no importa tanto quién es el criminal sino cómo lo es y por qué. Respuestas que están obviamente relacionadas con dinero sucio.
Además el narrador no tiene tampoco las manos limpias (ya sea por su impericia, su inconsciencia, su temperamento desbordado, su soberbia o porque efectivamente vaya a ensuciárselas) y el relato se torna interesante en la exploración de ciertos rincones oscuros de la sociedad. El Jet Set del periodismo gráfico/radial/televisivo es el ámbito en el que se mueven los personajes y es ahí donde se escarba la mugre en personajes ficcionales que cualquier lector medianamente informado puede especular con identificar en contrapartes del mundo real (aunque, para bien de la novela, no pareciera haber ninguna relación directamente proporcional).
En resumidas cuentas, se trata de una muy buena novela policial de género negro, llena de acción, aventura, idas y vueltas, escenas que logran ir avanzando en intensidad, poniendo a los protagonistas en situaciones de riesgo que apuran al lector a pasar las páginas para conocer la resolución de los conflictos y los frentes abiertos. Que no son pocos.

Lee todas mis reseñas